CR. Un solitario libro. Max Porras González

el

Al hacer fila en al Ebais, una fila de unas treinta personas, noté que nadie llevaba un libro para pasar esas dos horas, o más, de espera.Ví gente mirar hacia el piso, gente somnolienta, gente con la mirada perdida.A varios siguiendo con la mirada a algún camión ruidoso que pasó al frente o a uno que otro transeúnte camino a su trabajo.Nadie tenía un libro en sus manos.

Tampoco era que el celular era un sustituto, desde un teléfono celular también se puede bajar un libro y leerlo. Solo veía a algunos ojear su teléfono de vez en cuando pero ni siquiera ahí se concentraban.No había al frente un paisaje bonito que observar, solo casas y carros pasando y las mismas caras con sueño de la fila.Pensé, que mejor momento que aprovechar filas o esperas para, en este atribulado mundo, sostener un libro entre las manos y la mente. Treinta personas, un libro¿Será ese un reflejo del hábito de lectura del costarricense?

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s