CR-OROTINA. Dos días con mi madre. Jeannette Rodríguez

Haciendo acopio de fortaleza y buenas vibras para el año que viene, he pasado dos días con mi madre. Solas, ella y yo.
Fueron 48 horas tan especiales y sanadoras, como pocas he vivido. Tal experiencia me permitió desconectarme y experimentar lo sencillo y auténtico de la vida en su máxima expresión.
Y es que hablar con la madre, recordar con ella, reír y hasta llorar tiene un poder de transformación tan profundo que hasta puede cambiar la perspectiva de sucesos pasados.
Las horas de comida juntas: lo mejor. Esa oportunidad de atenderla es genial.
Sobremesa luego del desayuno; dos horas hablando, sintiendo. ¡Qué más le puedo pedir a la vida!.
Estar en paz con una misma, definitivamente, va muy ligado a estar en paz con la madre.
Yo siempre he dicho que mami tiene una presencia fuerte y sanadora. Que bendición la mía de disfrutar de ella.
Este año pinta excelente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s