CR. Mi hermano Claudio. Orlandö Barrantes

Ahora el 25 de diciembre se cumplen 8 años de la muerte de mi hermano Claudio (Cuyo) Barrantes.

Historiador especializado en temas de la zona sur, genealogista profundo, escribió varios libros, investigador nato, expresidente municipal de Golfito, a veces de pocas pulgas, nunca fumó (de esto estoy seguro) ni tomó (creo).

Hombre correcto en sus asuntos personales. No alardeaba de su gran aporte a la cultura en general. Era bastante humilde.

Admiraba mucho a Isaias Retana, naturalista y al poeta generaleño William Garbanzo, a quien le tenía especial cariño.

Pescador, constructor de casas a principios de los 80’s.

Una faceta muy importante de su vida, desconocida para la mayoría de sus amigos y familiares, fue su compromiso con los procesos revolucionarios centroamericanos.

Su altísima sensibilidad social y compromiso político revolucionario, férreo como pocos, sin poses, le hizo incorporarse a la lucha armada con los compañeros del FSLN en Nicaragua y del FFMLN en El Salvador. Por su inusual valentía le asignaron misiones militares muy delicadas.

Contaba que una vez en El Salvador, en la época más peligrosa de la represión salvaje del ejército, transportaba un cargamento importante de armas. Le dieron una dirección y le explicaron que durante 5 minutos abrirían una compuerta para que metiera el carro ahí. El toque de queda militar empezaba a las 6 pm. No pudo encontrar el lugar y dio vueltas y vueltas en unas cuadras. El ejercito se movilizaba por las calles, intimidando. De repente se percató de una compuerta abierta, que estaba cerrada minutos antes y faltando 2 minutos para las seis se metió ahí, sin estar seguro de si ese lugar era la casa de seguridad que buscaba. Contaba tranquilamente que estuvo a un minuto de morir porque todos sabían que si el ejercito lo atrapaba con las armas simplemente lo fusilaban y nunca lo íbamos a encontrar.

Usualmente Cuyo no contaba lo que hizo en esa época de guerra, solo pedacitos. Era extremadamente cuidadoso y callado. Repito, con una valentía rara. Sabemos que en Nicaragua se le hizo un homenaje por su valentía y aportes, pero no tenemos mayores detalles.

Cuento esto de Cuyo porque los que convivimos con él creemos que sus amigos deben conocer también otras facetas de su valiosa vida.

Claro que lo extrañamos mucho. Más de la cuenta.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s