CR. Cuando yo era niño…

Cuando yo era niño, las clases comenzaban la primera semana de marzo y terminaban el 30 de noviembre. Teníamos un feriado largo para Semana Santa y las vacaciones de invierno las dos primeras semanas de Julio. Las fiestas patrias se celebraban el mismo día y si era domingo, el viernes anterior, las dos últimas horas de clases. Y ensayábamos con mucha alegría. Había algo raro también: las maestras no se enfermaban . No recuerdo que las maestras faltaran dos días seguidos y si así ocurría, nos dividían en grupos con las maestras de los otros grupos. Si la maestra te corregía, no te convenía decir nada en tu casa porque seguro te volvían a corregir y te recetaban un castigo. Ni la lluvia impedía faltar a la escuela, porque era como tu segunda casa, daban ganas de ir. El maestro se respetaba, era como si te corrigieran tus propios padres. Había tres recreos, uno cortito de 10, el de 20 y el último de 10 minutos. Las maestras tomaban café en la cocina y no nos cuidaban en el patio porque sabíamos qué podíamos y qué no podíamos hacer; no ocurría nada más allá de un raspón jugando quedó . Era un honor llevar y traer el libro de registro, buscar el mapamundi en la dirección, pedir tizas o tocar el timbre para recreo. Nos turnábamos para borrar el pizarrón y sacudir los borradores y también era un honor llegar temprano. Cuando festejaban los cumples, nos hacían pasar adelante y toda la escuela o el grupo nos cantaba.Qué alegría enorme era contarle a mamá «izamos la bandera » . Jugar a la rayuela, al elástico, al trompo, a los Yaxes, ladrones y policías, patear bola, quedó, tomar distancia en la fila… No sé cuándo los próceres pasaron a ser genocidas… no sé cuándo los maestros comenzaron a enfermar para necesitar suplente y la suplente otra suplente… Desde cuándo los padres golpean a los maestros o desde cuándo los mismos alumnos sacan su furia contra ellos. Cuándo fue que revisar una cabeza pasó de ser un acto de salubridad a una discriminación. Cuándo un acto patrio sólo fue un feriado… No sé cuando se perdió la escuela como institución, cuándo se perdieron los valores, el respeto, los maestros como ejecutores de enseñanza. Si esto es el progreso … perdón, señores pero no lo quiero!!!!!Yo también viví esa época. Definitivamente vivimos la mejor época, lastimosamente todo eso ya no existe.

*Me llego por watsap

*Ángela Ulibarri

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s