CHINA-XIAM. Los guerreros de terracota.


En 1974, cuando unos campesinos de su pueblo, Xiam, desenterraron por primera vez piezas de cerámica y una cabeza esculpida mientras cavaban un pozo para regar la huerta.
Qin Shi Huangdi, el primer emperador que unificó China bajo una sola dinastía, alcanzó grandes hitos durante su reinado, entre 221 y 210 a.C.
El emperador preparó también su viaje al Más Allá ordenando edificar un complejo funerario de 90 kilómetros cuadrados. El ejército de soldados y caballos de arcilla que concibió Qin no era una procesión sombría sino un alarde de poder bañado en un torbellino cromático: rojo, verde, morado y amarillo. Desgraciadamente, la mayoría de los colores no sobrevivió al paso del tiempo, ni a la exposición al aire tras su descubri­miento y excavación. Durante las primeras excavaciones los arqueólogos a menudo observaban con impotencia cómo los colores de las estatuas se desintegraban al entrar en contacto con el aire seco de Xiam. Un estudio demostró que una vez expuesta al aire, la laca que hay bajo la pintura comienza a formar bucles en apenas 15 segundos y se desconcha en menos de cuatro minutos.
Ahora, una combinación de descubrimientos fortuitos y nuevas técnicas de conservación em­­piezan a revelar los verdaderos colores del ejército de terracota.

*Las huellas del pasado

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s