ABYA YALA. Vendiendo mi casa.

Una mujer maya cansada de la rutina del campo y de tanto trabajo duro, decidió vender su casita.
Como sabía que su vecino era un destacado poeta, decidió pedirle el favor que le hiciera el aviso de venta.

El aviso decía:

«Vendo un pedacito de cielo, adornado con bellos árboles frutales y de maderas finas, donde todos los días las aves ofrecen conciertos con sus mejores cantos y un cristalino cenote con el agua más pura que jamás hayan visto».

El poeta tuvo que marcharse por un tiempo, pero a su regreso decidió visitar a sus nuevos vecinos, pensando que aquél hombre del aviso se había mudado.
Su sorpresa fue mayor al ver ala mujer maya trabajando en sus faenas.

El poeta preguntó:

  • ¡Amiga! ¿No se iba de aquí ?

La mujer con una sonrisa le respondió: –

  • No mi querido vecino, después de leer el aviso que usted me hizo, comprendí que tenía el lugar más maravilloso de la tierra y que no existe otro mejor…

Moraleja: No esperes a que venga un poeta para hacerte un aviso que diga lo maravillosa que es tu vida, tu hogar, tu familia y lo que con tanto trabajo hoy posees.

¡Valora lo que tienes y a quienes tienes cerca de ti, porque son las cosas perfectas y las personas idóneas a tus características y necesidades!

*Unete al grupo PLANETA🌎

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s