CR-Zona Norte-Grandes hombres de la patria. Don Omar Morales, defensor de la montaña sagrada. Edgardo Araya

DON OMAR MORALES

Quiero recordar a don Omar así, como lo conocí siempre: incansable, activo. Era la expresión fiel de la frase “lo cortés no quita lo valiente”. Lo conocí realmente en la lucha contra la minería en Crucitas. Luego nuestros caminos fueron yendo en paralelo con nuestras luchas ambientales y en los últimos tres años se cruzaron definitivamente al coincidir de lleno en las últimas luchas que dio antes de partir, en defensa de su siempre adorado Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco y del agua bendita que con generosidad le entrega a la Zona Norte del país y más allá.

Hombre valiente, se enfrentó al poder económico-político-depredador de nuestra Madre Tierra. Tenía claridad absoluta de la importancia de la educación y de los medios de comunicación locales para la sensibilización y organización de las comunidades en defensa del ambiente y de su economía local. Radio Santa Clara y Radio San Carlos se convirtieron muchas veces en su trinchera hasta que el Poder se incomodaba tanto que le quitaba los micrófonos.

En abril estuvimos inspeccionando la zona del Alto del Zopilote de Venecia, zona limítrofe y parte del Parque, atacada por los mismos mezquinos intereses de siempre. Talas ilegales, destrucción de áreas de protección, contaminación con químicos eran nuestra preocupación en ese momento en que acompañábamos la inspección del Tribunal Ambiental Administrativo.

Debo decir que me dejó sorprendió su energía, entusiasmo y el liderazgo que proyectaba. A su edad estuvo siempre a la altura de las exigencias físicas de la inspección.

Le quedamos debiendo su Federación de Acueductos Comunales en Defensa del Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco, Nuestra Montaña Sagrada, que no pudo ver inscrita y que tanto le ilusionaba. Estoy seguro que muchas y muchos continuaremos ese legado y lo haremos grande.

Gracias don Omar por tanto que hiciste. Andate tranquilo que hoy Madre Tierra te recibe jubilosa junto a doña María Julia que también decidió irse con vos, Maestro. Aquí quedamos muchas personas dispuestas a honrar tu legado.

A sus hij@s, un enorme abrazo de solidaridad y paz.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s