CR-TURRIALBA. El entierro de Jorge Debravo. Guillermo Carvajal Alvarado

Cuando veo la imagen del estado de la bóveda del más grande de los poetas nacido en esta tierra y muerto trágicamente siento un escozor en mis entrañas.

Se que ya hoy su bóveda no se encuentra en este estado que muestra la fotografía, pero si sé que hay sectores extremadademente anticomunistas capaces de atacar la sepultura de los intelectuales y los héroes de pensamiento socialista .

Lo digo y lo escribo porque nos ha tocado vivirlo con la bóveda de los caídos en el Codo del diablo y los caídos de Quebradilla en la guerra civil de 1948. Y más recientemente con la conversión de una parte del Cementerio Calvo en un parqueo de la Municipalidad de San José por el actual alcalde Jhonny Araya.

Malditos sean estos individuos que llegan a perturbar la paz del difunto. Malditos sean quienes en nombre de Cristo ya sea por conocimiento o por ignorancia cometen esta profanación de tumbas.

Una sociedad que no tuvo respeto ante la muerte de su gran poeta es una sociedad que se ha auto inmolado en su ignorancia.

En el sepelio de Debravo los cuatro sepultureros de Jorge De Bravo, la iglesia y la naturaleza se confabularon para que no tuviera un entierro digno de su grandeza.

El sacerdote de la iglesia de Turrialba negó la entrada del ataúd y en el cementerio se vino un aguacero Turrialbeño que hizo que los obreros que iban a enterrar dejasen sus cuatro palas abandonadas alrededor de la fosa.

Alfonso Chase, Lauriano Albán, José León Sánchez y Nestor Zeledón fueran los que enterraron a Jorge De Bravo en su última despedida.

Jorge De Bravo tuvo un entierro que describe su vida rechazado por muchos y admirado por las mejores mentes intelectuales de Costa Rica.

Qué paz descanse el poeta, el maestro de la poesía, el cantor y juglar cuya deuda con el se acrecienta para quienes hemos leído sus poemario publicados por Editorial Costa Rica.

En realidad no sé si estamos a tiempo de devolver el honor sl poeta y a su esposa hijos y familiares.

Paz para quien en sus versos no evocó esa palabra: paz por siempre poeta.

*Editorial Alma Máter

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s