Llega a leer.

Una señora sin hogar fijo, todos los días va al Centro Comercial. Llega a las estanterías de libros a la venta y comienza a leer, un libro tras otro, día tras día.
Acortosos del hecho, el director del Centro Comercial hizo que un pequeño banco cercano a la estantería de libros, invitando a la mujer a sentarse, para poder leer los libros tranquilamente. Y sin miedo a que alguien la echara.

A veces un pequeño gesto es suficiente. Porque mantenerse humano no cuesta nada.

Autor desconocido

*Ser emprendedor

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s