CR. Un gran alivio espiritual. Juan Félix Montero Aguilar

Cuando lo vi venir por la misma acera, me decidí esta vez a abordar a un amigo con quien estuve distanciado durante algunos años. Siempre que nos topábamos el volvía a ver para otro lado simulando no haberme visto. Lo llamé y le dije:

  • Mire, compañero, yo no le guardo ningún rencor a usted.
    -Yo a usted tampoco, me contestó.
    Y agregué:
    -Usted bien sabe que de todo eso que pasó, solo hubo un responsable; usted, yo y otros solo fuimos víctimas. Hasta pude darle por fin el pésame por la muerte de su esposa.
    Quitarse estos pesos de encima es un gran alivio espiritual, mantener enemistades innecesarias es dañino para la salud. Nos despedimos con el golpe de puños anticovid, estoy seguro que la próxima vez que nos topemos, nos saludaremos y de seguro conversaremos sobre muchas cosas.
    jf

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s