CR. Dejemos que llueva también por dentro. Manuel Monestel

Cada aguacero lava, limpia la superficie y el aire, de impurezas de residuos tóxicos, de lo que nosotros producimos en nuestra inmensa prepotencia y egoísmo. Dejemos que llueva también en el interior de nuestro corazón y nuestra alma para purificarnos de sentimientos y recuerdos que duelen y hacen daño. Que el agua , bendito elemento natural, sea la cura del alma , del cuerpo y de la Madre Naturaleza.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s