OTAN-AFGANISTÁN. ¿Qué salió mal? Sergio Erick Ardón Ramírez

Se pregunta el secretario general de la OTAN, el danés Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa informando sobre la debacle de Afganistán.
Seguramente que una respuesta sencilla sería: muchas cosas. Pasarían los analistas muchos meses estudiando los constantes descalabros, que veinte años de guerra dan para muchos.
Lo que es llamativo, es que estos señores de la OTAN no caigan en la cuenta, que es imposible obtener buenos resultados de una invasión a un país soberano.
¿Qué carajos hacía la OTAN, organización que nació con el pretexto de enfrentar “la amenaza roja” en Europa, a miles de kilómetros de Bruselas, de Londres, Berlín o Paris? Cuando ya no existe esa “amenaza roja”.
La OTAN ha sido un instrumento al servicio de la política hegemónica que sale de la Casa Blanca. Afganistán fue otra aventura hegemonista más.
Invadir un país soberano, con el pretexto que sea, ya lleva consigo el fracaso. Más tarde o más temprano la invasión se saldará en fracaso.
En Afganistán, que históricamente demostró ser un país indomable, lo saben británicos y soviéticos, aunque pasaran veinte años , el resultado estaba cantado.
Lo que es preocupante es que su Secretario General, se haga esa pregunta , propia de un ignorante.
Si esa sencilla lección no está clara, volverán, menospreciando a los pueblos y sobre-estimando su propia fuerza, a meter la pata.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s