CR-Sagrada Familia. Barrio… viejo barrio. Guillermo Carvajal Alvarado

©Guillermo Carvajal A.
Entre recuerdos y nostalgias desfilan por mi mente rostros de mujeres, y hombres y niños de una colectividad humana que es mi barrio.

Esta solidaridad humana amplia y abierta donde en las casas no se cierran las puertas y se abren a los los corazones.

Años de ensueño cuando el rico nos veía como pobres y nosotros en verdad disfrutábamos la vida, teníamos calles, y terrenos donde jugar y comer frutas, saltar las piedras del río y tiras piedras al zopilote. Y nuestras mentes estaban llenas de sueños, pobrecito el rico pensaba sólo en su plata y bienes materiales. Y nosotros llenos de riqueza porque de la nada hacíamos un todo.

Fabricabamos nuestros juguetes, una vieja bicicleta se convertía en muchos juguetes, dos ruedas de aluminio, los neumáticos, el volante los pedales de cada objeto inventamos un nuevo juguete.

Nuestros padres tenían sus talleres y nuestras madres sus máquinas de coser, la una le vendía a la otra, abundaba el trabajo : zapateros, joyeros, ebanistas, constructores y vendedores de ilusiones.

La escuela era un centro de reunión de amigos, sus recreos una prolongación de los juegos y conversaciones. De repente un día se acaba la escuela para incorporase al taller familiar y al poco tiempo fundar con la vecina un nuevo hogar y cumplir con el mandato bíblico : creced y multiplicaos…

Asi paso mi vida como un soplo, hoy veo a mis nietos y sé que ya ellos no tendrán esa felicidad que yo vivía porque fui un hijo de barrio.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s