CR-MORA-El Rodeo-Buen Vivir. S.O.S. Ronulfo Morera Vargas

S.O.S. El RODEO, Mora (17 de agosto, 2021, 22:48 pm)
,
“…ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano” (Carta de La Tierra)

No me puedo conformar con la destrucción atroz que se avalancha sobre El Rodeo del Cantón de Mora, al Oeste de San José, en la Costa Rica verde de los brouchures turísticos.

No me acostumbro al taladreo de las motosierras los fines de semana y días feriados, cuando las oficinas y funcionarios de control no trabajan.

No puedo seguir aceptando que el vecino ricachón (el mismo que mandó colocar los letreros “Prohibido botar basura”) se coma el borde de la Quebrada Cacao, con maquinarias que se abalanzan sobre las plantas, a la vista del vecindario y que se estén construyendo casas a unos pocos pasos del cauce.

No entiendo cómo el poco bosque que alimenta al Río Quebrada Honda va despareciendo a mordiscos de motosierras, hachas y cuchillos ¿Cómo no se dan cuenta las autoridades?

Parece que en El Rodeo todo lo que se haga es asumido como “progreso” y nada pasa: Un gigantesco y saludable árbol de Guanacaste fue arrancado de tajo para abrirle espacio al frente de la ferretería; un robusto guapinol fue removido para construir el salón comunal; la casa del exalcalde fue construida al borde del precipicio de la Quebrada Cacao; un centenario árbol de mango fue arrasado para construir la tapia de una casa… Por la calle de Ciudad Colón hacia El Rodeo atropellan zarigüeyas, mapaches, serpientes, sapos… y nada pasa. Las fincas son fumigadas con agrovenenos que terminan en las aguas de los ríos y riachuelos y nada pasa. En la época seca los cafetales son anegados con el agua extraída del río y nada pasa. Esta es la escuela que les está enseñando a los niños de El Rodeo que aquí se puede matar a garrotazos una inofensiva y vieja serpiente, que se puede enjaular los pajaritos y colgarlos en el corredor de la casa, que se pueden dejar corres las aguas jabonosas en los ríos. Y nada pasa.

Llegué aquí hace unos 10 años y aquí he hundido mis raíces y es mi voluntad que aquí esparzan mis cenizas al morir. Amo este lugar. La Quebrada Cacao es mi hermana. La zona protectora de El Rodeo es el último reducto del Oeste josefino que ha podido ser salvado de la depredación humana. Pero nos lo están despedazando, a vista y paciencia de las autoridades locales, o quizá con su consentimiento o complicidad.

Me resisto a aceptar que nada pasa. (Sé qué les paso a María del Mar, a Oscar, a Jaime y a David de AECO. Sé qué le paso a Jairo Mora.) Sé que hay movimientos subterráneos que pueden mover voluntades. Sé muy poco de derecho, pero El Rodeo necesita ayuda urgente, ayuda legal, política y social. Por el momento lo que yo puedo hacer, como hermano de la Quebrada Cacao, del Rio Quebrada Honda, de los monos que me visitan a diario, de los tucanes, los guacos, los venados, los cauceles, los tolomucos, las iguanas, las ranas, los zorrillos, las morfos y tantos y tantos seres amenazados de muerte en El Rodeo… Lo que yo puedo hacer es usar la palabra, aunque no me haya sido concedida.

Ojalá alguien se tope con la ráfaga de viento en la que viaja mi grito de auxilio.

Ronulfo Morera Vargas

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s