Por lo que se lee en este artículo, varias de las generadoras privadas de electricidad hoy son propiedad de firmas internacionales. La privatización de servicios públicos y las obras por contrato son un caldo lleno de corrupción y abuso prohijado por políticos irresponsables o cómplices. El aeropuerto J Santamaría, las autopistas como la de Caldera, el escándalo Cochinilla, etc, son un ejemplo de la expoliación con que alguna gente costarricense se confabula con intereses depredadores extranjeros para succionar el producto social de este país, malbaratando finalmente el esfuerzo del pueblo y empobreciendo todo. Solo cuando la sociedad común se organice, supervise y exija rendición de cuentas de los funcionarios públicos, se detendrá toda esa corrupción.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s