CR. Un cafecito. Enrique Gómez Ross

Hay algo contradictorio.
Por medio de Facebook participa mucha gente, ávida de amistades, sin embargo se ven por las calles encerrados en sí mismos con sus audífonos, casi lo interpreto como un no me hable.
Ya no existen aquellas visitas de amigos por las tardes en que se compartía un cafecito.
Ahora se comparte por Facebook, va a tener que inventarse un café cibernético.
O volver al tradicional pero a cómo está la situación con traje: “Yo traje pan, yo traje mantequilla, yo traje queso….”

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s