CR-Guanacaste. “Fusílenlos después averiguamos”. Santiago Porras Jiménez

Hace unos años en Liberia, durante una ventolera, se cayó la rama de un higuerón y mató a un chófer, de inmediato el municipio decidió talar a todos árboles del aquel entorno.

En una escuela de Tilarán un niño se subió a un árbol y sufrió un accidente, entonces se decidió talar todos los árboles de aquel campus, dejándolo desnudo, sin protección contra el sol ni el viento.

Ahora vi que en San José estaban cortando todos los árboles de una alameda porque, según me dijo el taxista, eran muy viejos y podían causar un accidente.

Me pregunto si en todos esos casos se hizo una evaluación a conciencia de la pertinencia de talar a todos esos árboles, o si se procedió a “cortar por lo sano” y se privó a esos entornos de los beneficios estéticos, de soporte a la fauna urbana y sobre todo de amortiguamiento de los efectos del cambio climático?

A estas alturas del desastre climático no estamos ya para andar talando árboles de buenas a primeras, haciendo que desaparezcan especímenes arbóreos que no ofrecían ningún peligro, incluso en el largo plazo.

Cuando los urbanistas de avanzada procuran que las áreas verdes y las arboledas sean incentivadas en la ciudades, en nuestro país, por ignorancia o torpeza, estamos eliminando árboles indiscriminadamente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s