CR. En lo medular: derrotados. Óscar Madrigal

Durante todo el trámite de la ley, el Presidente Alvarado, la Contralora, la fracción de Benavides (que es mucho más que el PLN), La Nación y hasta los asesores citados como Rubén Hernández, que se atrevió a decir que la autonomía universitaria era un “mito urbano”, manifestaron que la Ley de Empleo Púbico no servia, si no incorporaba a las universidades, el poder judicial y las municipalidades. Así es que leyendo el por tanto de la resolución de la Sala Cuarta, la Ley de Empleo Público no sirve porque ellas salarieron de su aplicación. Desde esta perspectiva esas fuerzas políticas sufrieron una derrota.

Desde el inicio de la discusión de este proyecto se afirmó que este tenía más que un propósito fiscalista (ahorro en el pago de salarios) un trasfondo ideológico: configurar un Estado centralizado en el cual el Poder Ejecutivo pudiera influenciar y condicionar a otras poderes e instituciones, asunto que también -por ser groseramente inconstitucional- fue desechado por la Sala.

El respeto a las convenciones colectivas como mecanismo de negociación de los trabajadores ha sido salvado y el derecho se mantiene, aunque con claroscuros que habrá que dilucidas más adelante.

En los aspectos medulares, la Sala ha rechazado las intenciones de las fuerzas más reaccionarias y neoliberales que pretendían imponer una regresión democrática en el país. Este hecho ha sido sumamente positivo y vale reconocerlo.

Los derrotados tienen nombres y apellidos: el Gobierno de Alvarado y su ministra de Planificación, Benavides, Morales y su grupo de diputados (PLN, PAC, neopentecostales y algunos “independientes”), La Nación y los representantes nacionales del FMI y el grupo de abogados asalariados que representan los intereses más conservadores.

El PAC tendrá que explicar al movimiento de la diversidad sexual la negociación de los derechos humanos de la comunidad LGTBI (la cláusula de objeción de conciencia) con los partidos neopentecostales a cambio de sus votos. Los grupos neopentecostales ven la resolución de la Sala como un gran triunfo, quedando el PAC como el mercader de sus derechos.

Se abre para el movimiento popular una nueva batalla en la Asamblea Legislativa para que las correcciones al proyecto se hagan sin perjuicio de la clase trabajadora.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s