CR. Jupema financia a los enemigos del pueblo. Manuel Sandoval Coto

¡QUÉ GRAVE!

El 20 de enero asistí al segundo juicio por difamación y calumnias que el empresario Óscar Echeverría Heigol, dueño de Motores de Costa Rica y tesorero de la UCCAEP, promovía contra el compañero Daniel Villalobos, uno de los dirigentes de la lucha por la tierra de los otrora trabajadores bananeros de Finca Chánguina y Cuadrante Finca Tres. El señor Echeverría arrendó estas fincas a Coopalca del Sur RL a finales de los 90 y abandonó la producción en el 2001, dejando librados a su suerte a los trabajadores, pues les debía el pago de los salarios de varios meses y las prestaciones. Para sobrevivir los compañeros tomaron la tierra para sembrarla y el señor Echeverría Heigol reapareció después reclamándola como suya, en lo que algunos consideraron era un trinquete legal. Se inició una larga batalla en los tribunales, con desalojos violentos en varias ocasiones, que culminaría con un triunfo de los campesinos cuando el anterior gobierno accedió a comprar la tierra y entregarla a una cooperativa que constituyeron. En este juicio al que asistimos, Echeverría Heigold tuvo una suerte de vendetta, sin embargo, porque logró una condena contra Daniel y una indemnización por daños morales por 10 millones de colones. Echeverría Heigold sigue empeñado en arrebatarles la tierra.

La justicia burguesa no podía dejar de condenar a Daniel. En el programa Revista Matutina de Canal Trece, al que asistió con Patricia Mora en el 2019, cometió “el crimen” de decir que los empresarios que no pagaban la seguridad social eran delicuentes. Patricia Mora dijo cosas parecidas pero la absolvieron en el primer juicio porque todavía era Ministra de Estado.

Leyendo el artículo de UNIVERSIDAD al que nos referimos ayer, resulta que empresas del empresario Echeverría Heigold (identificamos Motores Británicos) están siendo financiadas por JUPEMA. En la lista debe de haber, por supuesto, otros empresarios como él, que se beneficieron con la amnistía fiscal de Rocío Aguilar, que tienen deudas con la Caja (según información de Universidad del 2016 las empresas del señor Echeverría Heigold le adeudaban varios miles de millones de colones) y so pretexto de la pandemia en Cuesta de Mora se las van a perdonar. Debe haber también evasores fiscales, gente que ha despedido a los trabajadores que intentan organizar sindicatos y que al igual que el empresario Echeverría Heigold, están presionando rabiosamente para que se imponga la ley de Empleo Público.

MÁS ALLÁ DEL RIESGO QUE PUEDE HABER,
¿ES MORALMENTE ADMISIBLE QUE JUPEMA FINANCIE GENTE ASÍ?

Cuando Gilda González (por la APSE), Carlos Martínez (por los sindicatos universitarios) y Dulcerina Salazar (por los pensionados universitarios) coincidieron en la Junta Directiva de JUPEMA entre el 2004 y el 2008, aunque estaban en minoría presionaron hasta que se liquidaron las inversiones en LA NACIÓN y la Cervecería Costa Rica. Para que hubiera transparencia, doña Gilda empezó a publicar en la pág. web de la APSE las inversiones que realizaba JUPEMA.

Esto ya no se hace. Sin sentido de representantes de la clase trabajadora, los directivos de los sindicatos llegan a bailar la danza que les tocan los Ejecutivos de JUPEMA, que reciben a través de Nogui Acosta la música que selecciona Rocío Aguilar. Insisto para que se lea el acta de la sesión de Junta Directiva que publicamos antier.

AL ENEMIGO NO SE LE PUEDA DAR NUESTRA PLATA

FORTALECERLO, ES APRETAR LA ZOGA CON QUE NOS ESTÁN ESTRANGULANDO

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s