CR-GUANACASTE. ¿197 años de qué? Manu Zúñiga

Para las elites políticas de Costa Rica, desde 1824, la incorporación del Partido de Nicoya ha sido más que todo un negocio.
Primero ya para esa época muchas de las haciendas ganaderas eran propiedad de los cartagos, o eran de las cofradías de la Iglesia Católica o de los hacendados nicaragüenses.
Lo que podríamos llamar pueblo, o sea indígenas para ese momento fueron arrancados de sus comunidades originarias y obligados a vivir en pueblos de indios estratégicamente ubicados para pagar tributos a los españoles en trabajo y especias (fanegas de maíz, frijoles, miel de abejas, sal, canastos, gallinas, mariscos, murex, algodón, vasijas de barro, etc) además del trabajo en las haciendas.
Al diezmar la población indígena, ya que eran vendidos como esclavos también y sobre explotados, se introduce población negra esclava en las haciendas, de acuerdo a las necesidades.

De ese arroz con mango entre europeos, indígenas y negros se forjó esa sangre que hoy llamamos guanacasteca sobre todo en la bajura que era el corazón de la ganadería.
Ya lo que fue la colonización de por ejemplo Hojancha o Tilaran fue más tardía gracias a los cartagos, campesinos desplazados del Valle Central en su mayoría.

Pero buenos según la evidencia histórica la incorporación del Partido de Nicoya favoreció a la familia Briceño que tenía sus propios intereses económicos y que controlaba la escena política por la cantidad de familiares en capacidad de tomar decisiones al respecto.

Lo que si es cierto es que ya había un fuerte comercio de esta región con Esparza y Puntarenas no solo de ganado vacuno, sino mular y caballos que eran usados como bestais de carga.
En esa decisiones Liberia tenía sus propios intereses más nicaragüenses por su cercanía posiblemente y las redes de poder que iba más hacia Rivas y Granada.
Pero bueno la cosa es que cada año en el mes de Julio llegan los mismos parásitos políticos a figurar a la provincia, vienen con sus comitivas a jugar de folclóricos, traen unas cuantas migajas en sus canastos, emboban al pueblo, se hartan su vino de coyol, nos dejan sus promesas y regresan a la capital a esperar sea un año más de lo mismo.
Y el pueblo no se cansa de ello. Cada año cree va ser diferente o como niños esperando la navidad esperan a ver que les regalan esta vez.

Pero la verdad es que los diputados guanacestecos son una vergüenza, deberían ser declarados “No gratos” en sus cantones, es poco o nada lo que aportan y solo van a trabajar por ciertas élites que manejan la provincia y le dan la espalda a sus pueblos que en la mayoría de los casos pasan los 4 años y nunca los visitan.

Yo no sé cual fue la última vez que se vio un diputado haciendo algo bueno por esta provincia.

Acá seguimos siendo la Cenicienta de Costa Rica con altas cifras de pobreza, de desempleo, con nuestros hijos recibiendo bajos salarios en las cadenas hoteleras donde solo se les contrata pa tender camas, chapiar jardines y lavar platos. Se sigue desplazando de sus playas a los auténticos guanacestecos para dar paso a extranjeros y sus quintas de lujo; mientras seguimos con graves problemas de infraestructura, un “Puente la Amistad” que amenaza con desplomarse sin ser intervenido, bajos indicadores de educación y salud.
Acá el accesos a servicios es deficiente con respecto al Valle Central, cada mañana son filas de ambulancias transportando pacientes a San José por servicios que deberían darse en la provincia. Incluso la educación superior acá es menos superior en muchos sentidos, con acceso limitado a carreras y posibilidades con respecto al Valle Central.
Las especialidades médicas, y cuando las hay, son más limitadas y los equipos hospitalarios igual y ni que decir de las condiciones laborales y los derechos de los trabajadores.

En fin acá es Estado es mucho más deficiente en sus labores y el presi solo llega los 25 de Julio a figurar y hasta gritar, caer mal y ofender básicamente. Sino dígame usted los cambios sustanciales que vive la provincia de un año a otro.
Es más no se cuantas escuelas de las afectadas del terremoto de Nicoya siguen sin ser intervenidas…

Pero buenos esa es la realidad que Guanascate celebra cada 25 de Julio en el día de la Incorporación. Una “anexión” desigual a todas luces tanto ayer como hoy sin grandes réditos para el pueblo sencillo, trabajador y benevolente!!!

Felices fiestas, ojalá se exija más y se celebre menos a los politiqueros que nos visitan.
Saludos, Manu Zúñiga 23 julio 2021, 3: 38 am

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s