CR-Longo Mai. La paciencia. Guadalupe Urbina

Hoy bajé por una calle de lastre, me cuesta un poco caminar en terrenos irregulares pero continué el camino porque iba hacia mi casa. Cuando conoces tu destino es más fácil caminar a pesar de las dificultades y también pensé, es muy importante saber hacia donde voy para echarle fuerza al camino que me toca andar. Puedo decir que la paciencia nunca fue mi fuerte pero los años hacen su trabajo y los procesos que se aprenden en el propio cuerpo son claros y directos. Me di cuenta que paciencia es soltar, dejar ir aquello o a quienes amamos pero que deben seguir su camino. Paciencia es aceptar que todo en la vida sigue su curso y que no es necesario incidir siempre. Cada quien camina a su ritmo y a su manera, ni más rápido ni más despacio.

Paciencia es saber que si hay frustración hay enojo, que si hay enojo hay dolor y si hay dolor hay enfermedad. Paciencia es saber que mi salud empieza por no dejar que la frustración se instale en mi y que la frustración ajena tampoco me haga daño. Lo que se da en la vida con amor no duele y no se pierde nunca. Parece mentira pero una puede pasar 60 años y más sin tenerlo claro.
¿Será que ese es el arte que debo cultivar ahora?

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s