CR-TURRIALBA. ¡Cómo han cambiado las cosas! Marco Aguilar

¡Por Dios, cómo han cambiado las cosas!
Hace como sesenta años murió, en nuestra casa, mi abuela materna. Los hijos sabían que eso pasaría en cualquier momento, y cuando sucedió no se le pudo avisar a nadie porque no habían teléfonos residenciales ni mucho menos celulares
Los jóvenes de hoy no comprenden cómo pudimos vivir así. El hecho es que sus hijos fueron llegando poco a poco para recibir la peor noticia de sus vidas. Uno de ellos, el más desapegado, apareció muy sonriente seis meses después y cuando supo lo que había pasado, tuvo una crisis nerviosa, se desmayó o algo así, y después se sentó a llorar en el piso. Tenía como dos años de no visitarla
Hoy, una familia que tiene una hija en Europa, se comunica diariamente con ella y con sus nietos por videoconferencia, ellos le muestran lo que están desayunando, le tiran besos y le muestran su nuevo celular. ¡Faltaba más!
¿Qué son sesenta años para la historia de la Humanidad? Pues en ese parpadeo la vida cambió radicalmente, a veces para bien, a veces para mal. Porque también los celulares pueden arruinar nuestra privacidad, quitarnos el sosiego, convertirnos en adictos. Pero ese sería un tema para los sicologos , digo yo. Si es que no están muy ocupados hablando por teléfono.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s