CR. En Costa Rica somos así. Juan Félix Castro Soto

el

A propósito de lo latente y lo manifiesto:

Los y las costarricenses respetamos el debido proceso, creemos en nuestra democracia centenaria, hablamos correctamente y con decencia, rechazamos posiciones radicales que pueden conducir a la violencia, creemos más en el diálogo y menos en la confrontación, somos muy racionales y poco temperamentales; las encuestas y las estadísticas nos evalúan la realidad en vez de dejarnos llevar por cosas que se ven, experiencias negativas, voces disidentes o gritos incendiarios de fanáticos y cabezas calientes.

Amamos el campo para ir de paseo, a cletear o hacer senderismo, pero vivimos en la ciudad, o al menos, nos comportamos como citadinos, porque los campesinos son buena gente, pero con poco estudio y no se saben comunicar, ah, y los indígenas, los nicas y los negros, como las personas muy pobres, bueno, pobrecitos!! Pero van a ver, algún día van a ser recompensados, Dios tarda pero no olvida.

Así mismo, sabemos que quienes gobiernan no siempre hacen lo correcto, sin embargo, la vía electoral está ahí para elegir con sabiduría la próxima vez. Cuando asistimos a manifestaciones, la mayoría de las veces son pacíficas y hemos aprendido a manejarnos en colectivo respetando a las autoridades y condenando cualquier expresión de violencia, de alteración de la vía o la obra pública.

En Costa Rica ningún partido, gremio, agrupación o persona que se considere honorable y ética convoca a ningún despelote callejero, por el contrario, lo repudia y lo sanciona, en gracia de Dios la izquierda también respeta esta disposición. Aunque han aparecido algunas personas y grupúsculos que han subvertido el orden en algunas coyunturas nuestras fuerzas de seguridad han sabido devolver la paz y la tranquilidad a la población.

El respeto a la ley sigue siendo un norte que nos orienta y nos da confianza, aunque algunas veces consideremos injustas ciertas aplicaciones de la ley, la fe en esta y la oración, que se hace desde la casa y los púlpitos, siempre está presente en las y los costarricenses para que prevalezca la justicia.

En fin, en Costa Rica somos así, eso nos ha vuelto pendejos, sumisos y comemierdas. Ah, e hipócritas. Al menos una buena mayoría queremos mandar para la mierda a buena parte de los diputad@s, al presidente, magistrad@s, y a cuánto hijo de puta mienta, alcahuetee, o sea un mediocre, pero en Costa Rica tenemos demasiado glamour para hacer algo así. Mejor le gritamos al vecino y frente al gobierno nos quedamos con la jeta callada.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s