CR. Otón. Sergio Erick Ardón Ramírez

el

De él nada me sorprende.
Cuando se traspasa sin mayores escrúpulos las puertas de la inconsecuencia y la incoherencia, todo es de esperar.
De líder que llenó de esperanzas a tantos, a funcionario de exportación, por cierto muy bien remunerado, en instituciones internacionales a las que anteriormente decía rechazar, hay pocos pasos.
Alguna vez escribí una carta alentando su posición de resistencia al neoliberalismo y de lucha abierta contra la corrupción. No me arrepiento.
Es él quién ha fallado, no somos nosotros los que lo alentamos a ser lo que no podía ser.
Hay gente que tiene momentos estelares, Otón los tuvo. No son muchos los que ante la adversidad, mantienen en alto las banderas.
Rendirse y acomodarse es lo esperado entre aquellos que no tienen agallas.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s