CR. ¿Quién no? Leda García Pérez

Tanta tristeza acumulada, tantos meses en lejanía, tantos.
No quiero gritar ni llorar pero estoy a un toque del estallido.
Esta pandemia me robó abrazos, besos, un apretón de manos, el mundo de ternuras que conocí y que extrañamos especialmente los viejos.
Dirán que vieja no, tengo 70 que no me convierten ni en inútil ni en desechable, pero sí en un cuerpo antiguo para el que los repuestos escasean.
Necesito un abrazo inmortal, con memoria extensiva, que incluya ríos de sonrisa en cada lágrima que brote de la emoción.
Necesito el regreso de los tiempos para
apretar contra mi alma a los hijos, hermanos, amigos y demás familia.
Quién no?

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s