CR. Me sumo. Sergio Erick Ardón Ramírez

Cuando la credibilidad en instituciones y funcionarios se encuentra tan venida a menos, hay situaciones inadmisibles que no pueden dejarse pasar.
Una de ellas es la de la Fiscal General Emilia Navas.
Lo que corresponde no es inhibirse, lo que corresponde es renunciar.
Si su marido es abogado de las empresas cuestionadas, en este nuevo escándalo de alta corrupción, es a todas luces inconveniente que ella se mantenga en el puesto de Fiscal General.
Inhibirse no es suficiente. Ella seguirá siendo la jefa de los fiscales que lleven el caso ,y tendrá acceso directo al desarrollo de la investigación.
Por la salud de la República, que parece seguir sumando enfermedades graves, lo que, sin ninguna duda debe hacer es renunciar.
A la hora de nombrar funcionarios de tanta responsabilidad debe tenerse muy en cuanta cuales son sus relaciones familiares e incluso su círculo de amistades.
La idoneidad va más allá de las personas por si solas.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s