CR. La fiscala general, doña Emilia Navas, debería renunciar. Luis Paulino Vargas Solís

Creo que la fiscala general, doña Emilia Navas, debería dejar su puesto. Su posición, a decir verdad, se ha vuelto insostenible, o, en todo caso, la hacen insostenible los nexos profesionales de su señor esposo o pareja que, al parecer, es abogado muy apetecido por los plutócratas que se ven envueltos en enredos judiciales. Ya doña Emilia se había “apeado” del caso ALDESA por esa razón. Ahora lo hace en relación con el mega-escándalo relacionado con construcción de obra pública. Y aunque no dudo del profesionalismo y la rectitud de que las personas que quedan a cargo del caso, también es obvio que para Costa Rica es un serio inconveniente, el hecho de que la máxima autoridad de nuestro Ministerio Público se haga a un lado, justo en relación con asuntos de tal magnitud. En el escenario donde se escenifican las batallas decisivas, la capitana del buque se ausenta. Eso no es aceptable de ninguna manera. La otra opción es que el señor esposo de doña Emilia desista de seguir esos casos. Pero como pareciera que el tan cotizado penalista, no está dispuesto a renunciar a pleitos donde hay tantos billetes y tantos ceros a la derecha implicados, no queda otro camino decente, como no sea la renuncia. Es, por encima de todo, un deber ciudadano.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s