CR. No cuentan con lo necesario para gobernar. Paul Benavides Vílchez

Detrás de estos muchachos y muchachas jóvenes que llegaron al gobierno a ocupar puestos de mucha responsabilidad, hubo un montón de viejos militantes y políticos de vieja data, que, ante la posibilidad de un nuevo triunfo electoral, no tuvieron reparo en carbonearlos y auparlos y llevarlos hasta la cima del poder. Muy hábiles estos viejos políticos. Aprovecharon la energía de lo nuevo, pero en especial su potencial electoral. Y de paso, les llenaron el ego y la cabeza de humo. Los endiosaron. Les hicieron daño. Saberse un “rollo ideológico” de memoria y soltarlo con enjundia en un local de campaña, no prepara a nadie para gobernar, por bien intencionado que sea.

Y menos si la soberbia intelectual sustituye la experiencia política personal, tan cara y valiosa en un político sensato, alimentada y enriquecida por las pérdidas y las derrotas a lo largo de una vida, el contacto con las personas de carne y hueso que sensibiliza y conecta al político en formación con la realidad, no mediada por el “run run” académico tan sonoro pero tan distante de la vida de las personas.

Me cuentan que acercarse a uno de estos muchachos con poder para hablarles, era una osadía. Pedirles una cita para conversar, una afrenta.

Un grupo generacional que fue designado por otro anterior, sin méritos, logros demostrados, trabajo, vida y experiencia, no cuenta con lo necesario para gobernar. Creo que esto ha quedado demostrado.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s