CR. “El punto cero”. Guadalupe Urbina

el

Mi forma de aprender en el mundo nunca se apegó a las formas oficiales de la educación, sino al contrario; me fui tomando elementos, herramientas y saberes que seleccioné para investigar y conocer sobre mis orígenes afromestizos y muy especialmente sobre la cultura de los pueblos originarios de Mesoamérica.

Luego vino mi pasión por la información contenida en la arqueología, la alfarería de la Gran Nicoya, la imaginería de los frescos pintados en Teotihuacán, los símbolos de pictografía maya, los códices y los calendarios.

Esta forma de aprender se fue desarrollando para descifrar mis orígenes y todo aquello que existe pero que no se ve, me llevó hasta la tradición oracular de la humanidad. El oráculo, ese juego maravilloso en que las personas mueven la energía del mundo a través de impulsos electromagnéticos y a través de ondas sonoras, guiadas por una serie de objetos o herramientas. Mover las energías propias y ajenas es una habilidad que posee cada ser vivo y que desapareció ante la imposición de la razón como único método de aprendizaje. Tengo claro que somos seres interconectados con todos los elementos que forman el Multiverso y que tenemos múltiples maneras de percibir el mundo con todos los sentidos que tenemos.

Fragmento de la pintura “El Punto Cero” de la colección Abuelas, Chamanas y Comadronas de Guadalupe Urbina y que dio origen al oráculo que llevará el mismo nombre que está a punto de ser finalizado.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s