CR. Rábanos y chayotes. Enrique Gómez Ross

el

Por mas que busqué rábanos de los larguitos, picantes, no conseguí, ahora solo hay de los pequeños y redondos. (nada que ver) hasta las tortas con sus hojas saben diferente.
Es como buscar aquellos chayotes llenos de espinas duras.
Por cierto estos chayotes, me recuerdan una de las tantas bromas que nos hacía mi tío Pablo a sus sobrinos.
Nos perseguía con uno de esos chayotes, gritándonos: “un beso de Abuelito Paco”.
Y nos arrimaba el chayote a los cachetes.
Esto lo hacía, recordándonos, los besos de mi abuelo Paco, que por tener una barba tan tupida y rústica nos hacía huir despavoridos.
Desaparecieron esos chayotes, desapareció la broma.
Por cierto, lo que mas me gustaba de esos chayotes era la pepa.
Enrique Gómez Ross.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s