CR. Hechos llamativos. Sergio Erick Ardón Ramírez

el

ATENCIÓN

La Asamblea Legislativa actual tiene entre sus 57 diputados un número importante de ellos que se dicen evangélicos. Habiendo otros de un catolicismo elemental y primitivo.
Aunque nuestras leyes establecen que política y religión no deben mezclarse y que incluso está prohibido que los sacerdotes sean diputados, lo cierto es que se ha venido permitiendo que las creencias religiosas se usaran para hacer proselitismo político, y que pastores sean candidatos. Contradiciendo el mismo espíritu de la Constitución.
Hay varios hechos que se han dado que nos dicen de la profundidad que esa contradicción ha alcanzado.
En un hecho de importante simbolismo al ponerse la primera piedra para construir el actual edifico legislativo , el presidente de la Asamblea de entonces , un evangélico, dejó ahí bajo esa primera piedra, una Biblia, la versión de su iglesia. Hecho absurdo que fue pasado por alto.
Ahora hemos visto como 20 y tantos diputados , con argumentos religiosos aprueban un día de oración.
Igual que hace unas semanas esos mismos diputados se solidarizaban con Israel en el conflicto palestino, por encima de desproporciones y el baño de sangre, con argumentos que tienen origen en criterios religiosos.
Estos hechos , y hay más, no solo ponen en entredicho conceptos de la Carta Magna, sino que anuncian que la campaña electoral que se avecina va a darse en medio de oraciones y alabanzas, convirtiendo esa campaña en una lucha no por posiciones políticas y confrontación de propuestas y programas sino en una lucha religiosa.
Lucha en la que las creencias religiosas de unos y otros van a sustituir los argumentos políticos. En las que Dios , como cada cual lo interprete, va a ser llevado y traído, tomando partido.
Este peligro es inminente y sería un retroceso de un siglo, cuando los católicos trataron de montar un partido confesional. Lo que sabiamente fue prohibido.
La sana política obliga a separar las creencias religiosas de la lucha por hacer prevalecer unas u otras ideas y propuestas.
Si por cálculo , flojera, u oportunismo, a esto se le permite desarrollarse, estaríamos poniendo en serio peligro los principios republicanos y democráticos y causando un daño que puede ser irreparable.
No es cosa de hacerse el desentendido, como viene siendo costumbre en un mundillo político ayuno de solidez.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s