CR. El administrador principal. Óscar Madrigal

el

Rolando Araya fue junto con Eugenio Trejos, Ottón Solís, José Miguel Corrales, Gloria Valerín, José Merino, Melvin Jiménez y otros, de los principales dirigentes de la lucha contra el TLC. En esa época coincidimos en varias actividades.

Poco después del resultado del referéndum le pregunté por su futuro político y sus aspiraciones presidenciales.
—Después de esto, me dijo, ya no se elegirán más presidentes sino simplemente administradores, cosa por la que no tengo ningún interés.

Este pasaje vino a la memoria en estos momentos de fiesta, montada por los grupos y partidos políticos, dado el ingreso a la OCDE y por la entrevista que La Nación le hace al economista de la OCDE encargado de Costa Rica, un señor de apellido González.

El compromiso de Costa Rica con ese organismo, lo expresa González: “Hay un par de comités en los que Costa Rica tiene que reportar específicamente el progreso que ha hecho”, referiéndose a las reformas pactadas y que el país debe cumplir exactamente. Más adelante agrega: “En el caso de los estudios económicos, esos se realizan cada dos años, entonces cada dos años va a ver un proceso de revisión de qué es lo que Costa Rica ha venido haciendo en los dos últimos años y se vuelve a discutir en el comité…”.

Queda claro que la soberanía nacional queda supeditada a la revisión de la sitación económica y del cumplimiento de los compromisos con la OCDE. La política nacional se sujeta a lo que la OCDE diga, a la aprobación por su parte de eso que llaman el progreso de las reformas, las cuales -por lo que se deduce de la entrevista- en este periodo están enfocadas a cambios estructurales para que nuestros servicios y productos “compitan” abiertamente y nos abramos totalmente al mercado internacional.

Costa Rica se somete voluntariamente a discutir y acatar lo que resuelvan los comités de la OCDE con los plazos y términos que ahí se determinen. Cada 2 años tendrá que rendir informes de cumplimiento, los cuales quedan a criterio del ente externo su aprobación o rechazo.

Después de conocer esto, parece que Rolando Araya tiene razón. Las políticas del país quedan sujetas ya no solo al TLC sino a lo que decidan cada dos años los comités de la OCDE. Los gobernantes, bajo estas condiciones, no son más que administradores de las decisiones que se toman en entes no democráticos.

No sé si Rolando ha cambiado de opinión. Hoy, por lo que le he escuchado, está luchando, con todo derecho, por ser el Administrador Principal.

Otros pensamos que es tiempo de elegir un Presidente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s