CR. Nuestra Gran Casa. Guadalupe Urbina

el

El jardín hoy me recibió con toda la generosidad de la Tierra, nuestra Gran Casa, Hogar Grande y con sus regalos que hacen el bien sin mirar a quién, sin juegos banales de poder, de si me das te doy, de te dejo ahí esperando porque no puedo expresarme y no quiero darte ni los buenos días pero no me queda más remedio. La Tierra que no es diplomática, que aplica la resiliencia día y noche y al final nos da TODO lo que puede. Los aprendizajes diarios y las fortalezas me vienen de allí para alimentarme, para desintoxicarme, para revisarme y buscar puertas, salidas saludables a mis temores o a mis enojos o fuerza para decir lo que es necesario decir a veces, aunque no sea fácil. Ella que no distingue días de fiesta o de trabajo porque su ley es la mecánica perfecta, la geometría sagrada que diseña mis mitocondrias y las nubes.Y así lo hace cada día, cada minuto, cada nanosegundo para usted, para mi, para conservar su equilibrio en el Sistema Solar, en la Vía Láctea. Solamente pensar en esos entramados me hace reflexionar que tengo que ser algo más que cerebro. Y así es. Cada día necesito crecer en la conciencia de la vastedad del Omniversun que me contiene, como una brizna microscópica de polvo que canta.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s