CR. Ventisqueros y Marialis. Marcos Karretilla

el

«A breve vida nace destinada,
sus edades son horas en un día»
-Quevedo-

Soneto ofreciendo a Velisa la primera rosa que abrió el verano.

Ventisqueros me gusta más que el mismo Chirripó; menos personas, esa vista, escuchar el silencio humano, las cumbres que se van alcanzando, las formaciones rocosas…
Me dolió mucho enterarme sobre la muerte de Marialis. Con cada ascenso se siente uno más hermano de las personas que lo acompañan, de quienes visitan el parque por la dosis de amor y respeto que portan para con la naturaleza; es una suerte de conexión que amarra el asombro, el encanto, el esfuerzo y el sudor por llegar hasta allá. Literalmente, uno deja votada una parte de la vida y viene con otra.

Muy en el fondo, la esperaba toda golpeada, sucia, aturdida, viva. Alegre de contar sus vivencias en esas alturas y con varios días de soledad.

Cumplió su sueño de subir a Chirri; una parte de ella quedó ahí, la más vital. Tengo la certeza que pasó por su vida cumpliendo muchos sueños, sumando muchas alegrías, recorriendo muchos caminos, como debe ser la vida.
Espero que su partida al sueño eterno haya sido rápida y que le permitiera decirse a sí misma: “dejo el mundo en un lugar que me resultó maravilloso y mágico.”

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s