CR-RUSIA. La nieve y los azahares. Claudio Enrique Monge Pereira

Conocí y disfruté la nieve por primera vez en RUSIA. Aprendía la lengua rusa y la Historia y Cultura de aquel inmenso país en el Instituto Superior de Agricultura de KRASNODAR, en el Sur lejano; tan lejano de Moscú que fue como vivir en otro país.
Aquella tarde, de repente se desprendió una inimaginable nevada que lo cubrió todo en un decir amén. Fue impresionante y todos los residentes en esa inmensa Ciudad Universitaria salimos a divertirnos. Yo a imitar lo que hacían los soviéticos y a repetir una y otra vez. Al rato lanzaba bolas de nieve, me revolcaba en ella como un oso y patinábamos sobre una pista de nieve apisonada ya hecha una capa de hielo. Los zapatos rusos fueron los primeros patines en toda mi vida de 18 años. Pero yo conocía otras “nevadas” desde chiquillo, y las disfrutaba a mares ahí en mi Viejo Barrio del Sur, La Ciudadela el Bosque; hoy Colonia Kennedy; y también en mi Grecia natal… en donde disfruté tanto la vida siempre bendecido con la compañía de OLIVA, mi amada Abuelita paterna.
A diferencia de las nevadas rusas y ucranianas que viví y disfruté, las del barrio y las de Grecia eran perfumadas. Sí…inundando hasta el fondo de mis pulmones con su aroma de AZAHARES, cómo esta que me amanece hoy alrededor de la Patria chiquita donde vivo, construyo y sueño.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s