CR-Territorio indígena Tjai. Artefactos arqueológicos. Ricardö Araya Röjas

Durante las actividades realizadas el sábado 24 de abril en el Territorio Indígena Tjai (Tayní) no solo hubo exhibición de artesanías y otros productos, también se mostró parte de la historia arqueológica existente en el territorio. Los visitantes pudimos apreciar un hacha, una escultura en piedra, unos metates y en especial unas herramientas de piedra llamadas “bifaz”. Estas últimas piedras me llamaron poderosamente la atención y quedé sorprendido al ver tal belleza de objetos o herramientas. Miden aproximadamente 30 centímetros de largo y entre 10 y 15 centímetros de ancho.
El nombre de piedra bifaz, proviene de que el modelo arquetípico sería una pieza de talla, generalmente, bifacial (esto es, con dos caras), de morfología almendrada y tendiente a la simetría según un eje longitudinal y según un plano de aplastamiento. Los bifaces más comunes tienen la zona terminal en punta y la base redondeada, lo que les da su forma tan representativa, que se añade a la talla bifacial que cubre ambas caras total o parcialmente.
Los bifaces fueron las primeras herramientas prehistóricas reconocidas como tales, y eran unas herramientas de múltiples funciones, no solo cada bifaz era multifuncional, sino que las diferentes formas y tamaños de los diversos ejemplares también.
El bifaz estaba destinado a labores pesadas, trabajos de gran dureza; asimismo, cada uno de ellos sirvió para varias tareas diferentes;​ dado que los bifaces pudieron ser reciclados, reafilados e, incluso, refabricados por medio de la talla, a lo largo de su vida útil pudieron servir para cometidos muy desiguales. Por eso, sin duda, sirvieron para cavar, cortar, raspar, hendir, perforar, golpear. Por ejemplo, luego de capturar un saíno o chancho de monte, se necesitaba un objeto fuerte y filoso para quitarle su gruesa piel y destazarlo, dicha piedra bifaz cumplía con ese objetivo.
En resumen, el bifaz es una herramienta lítica prehistórica que servía para cortar, raspar y perforar otros materiales. Se trata de una piedra de gran dureza, generalmente sílex, que es tallada por ambas caras hasta conseguir una forma triangular con una base semicircular.
Lo bueno, es que dichos objetos y otros han permanecido y se conservan en el Territorio Tjai y no han sufrido la expoliación, la extracción, el robo y el saqueo de objetos arqueológicos tan frecuentes durante muchas décadas y que aún muchos de esos objetos se exhiben en colecciones privadas, museos y en otros lugares.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s