CR-PALMARES-Zaragoza. Una casa con historia. Mariano Rodríguez Pacheco

El señor Filadelfo SANCHO RAMÍREZ , muy amablemente, nos compartió esta fotografía .
Se trata de los ÚLTIMOS DÍAS de la que fuese la casa de mis abuelos : Tácito Rodríguez Vargas y Elena Sagot Monge, en Zaragoza de PALMARES .
Allí nació mi abuelo en el año de 1. 896, no más terminando el siglo XIX y apenas pasada la guerra filibustera contra los gringos sureños esclavistas liderados por el mercenario William Walker . Sixto RODRÍGUEZ, mi bisabuelo, había nacido , en este mismo sitio, en 1868. Tal vez el padre de él ,Jesús RODRÍGUEZ, había combatido, en la gloriosaCampaña nacional de 1856.
Para muchos podría haber sido un vil caramanchel que había que botar a cómo diera lugar . Para las y los que fuimos sus nietos , esta vieja casa y pulpería , resultó ser un lugar en el que de niños fuimos inmensamente felices . Allí aprendimos a volar en alas de los sueños! Tantos recuerdos y memorias que tejimos en su inmenso patio donde estaba la HUERTA de los abuelos, el gallinero, la pajarera del tío Quico , los arbolitos de Limón persa del tío Chino, la cocina blanca de leña en la que mi abuela y Nora ROBLES prepararan manjares exquisitos, los pisos de tablones de madera interminable que con tanto esmero , la tía Rita , mantuviera siempre limpios y relucientes . Las noches, en el parque – plaza , jugando «loco « de poste a poste. Cómo olvidar los dos imponentes árboles de aguacate – tal vez centenarios – cuándo los derribaron ?. De esos exquisitos aguacates 🥑, comió toda la comunidad de Zaragoza. Quién no tuvo uno de ellos en su mesa ?. Aguacates que sabían a mantequilla.
Adiós casa querida !, cada martillazo mientras te demolían, retumbaba en mi corazón como un lamento quedo y doloroso en mi consciencia. Qué hubiesen pensando mi padre y mis abuelos al verla , completamente vencida, y reducida a escombros ?. Una madrugada , cuando había poca gente en el pueblo, salí a despedirme de ella y a ofrecerle perdón por no haberla podido rescatar de la voracidad de unos advenedizos que la derribaban hasta con un dejo de satisfacción y de la indiferencia misma. Muchas lagrimas se fugaron de las cuencas de mis ojos . Para ellos no era más que un añoso caramanchel .Para mí , nunca dejó de ser un lugar donde fui inmensamente feliz , jugando siempre jugando, con mis primos , primas y demás chiquillos , hijos de los sobrinos y sobrinas de mi abuelo TÁCITO . Una casa con historia !, allí se pertrecharon el grupo de hombres palmareños quienes, rumbo a Atenas, fueron a combatir a la gavilla de advenedizos que se querían apropiar de nuestra soberanía patria y que Juanito MORA llamó a combatir por la defensa del suelo patrio.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s