CR-PasoAncho SanSebas. Una joya del tiempo.

Don Miguel Corrales le cedió una fotografía a don Roberto Barboza Meléndez, quien muy amablemente nos dio la autorización para compartirla con cada uno de ustedes.

Es una imagen que aunque no contamos con la fecha exacta, a simple vista podemos deducir su antigüedad.

Se trata de la intersección que divide la calle que se dirige hacia Paso Ancho y la otra a San Sebastián. Se puede observar la “Cazadora” de Paso Ancho y al fondo los Lavaderos Carit.

  • “¡Quinces, quinces!” o “¡Veintes, veintes!” pasaba el cobrador con un “puño” de monedas de diez y cinco céntimos y “pesetas” (25 céntimos) entre sus manos, con un movimiento rápido de mano para hacerlas sonar y los viajeros alistaran su pasaje.

Algún “vivillo” pagaba con un Colón o peor aún… con Dos Colones… -“¿No tiene menudito?” preguntaba el cobrador… y el “osado” pasajero respondía: “No manillo”. Entonces el cobrador para sacarse el “clavo” sacaba de sus bolsillos del delantal o pantalones, puros “cincos” y “dieces” para darle el vuelto. Decía un poco alterado el pasajero: “diay güevón, ¿me vas a dar ese menudero?” “¿No tenés ahí “cuatros” (cincuenta céntimos) o “pesetas” por lo menos?” “¡ese menudero me va a romper los bolsillos del pantalón!” –y el cobrador un tanto “cabizbajo” mientras contaba el menudo que le iba a “recetar” y apenas con una media sonrisa maliciosa dibujada en sus labios y con sabor a “tóme papá”, “vaciaba” en las manos del burlado pasajero, ese poco de monedas de a “cinco” y “diez” céntimos.

“¡Parada! gritaba una señora cargada con bolsas de manigueta y una bolsa de mecate, un chiquitín agarrado del delantal de ella y otro al otro lado con una chupeta de aquellas rojas que se la pegaban a una botella de refresco de Cola de la Victoria, con su diario del Mercado Borbón o el Central, donde llevaba los “frijolitos” con el salario que su marido se había ganado en su trabajito como obrero…

Bueno, eso era para dramatizar un poquito la imagen que habla por sí sola y está bellísima… pero que lindo es recordar esas épocas de los ticos labriegos y sencillos de aquellos tiempos…

Disfrute esta maravillosa estampa!… y nuevamente, muchas gracias don Miguel y don Roberto por regalarnos esta bella remembranza!

*Vocero de San Sebastián

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s