EE.UU. Los dos eran inocentes. Yamilet Silveira

El 5 de Abril del año 1951, los Esposos Rosenberg, militantes de Las juventudes del Partido Comunista de los Estados Unidos, son sentenciados a muerte por supuestamente espiar contra Estados Unidos.

Finalmente, ambos fueron ejecutados en la silla eléctrica el 19 de junio de 1953, y las crónicas de la época cuentan que, aunque Julius murió a la primera descarga, su esposa Ethel, a pesar de ser una mujer más pequeña y supuestamente frágil, resistió hasta tres descargas eléctricas antes de fallecer. Dejaron dos hijos pequeños de 3 y 7 años respectivamente.

El famoso filósofo existencialista francés Jean Paul Sastre llamó a la ejecución de los Rosenberg: “un linchamiento legal que mancha de sangre a todo un país”.

En 1970, el FBI desclasificó documentos probatorios de la gran farsa que constituyó aquel juicio histórico, del cual tan mal parados salieron la supuesta democracia americana, el derecho y, sobre todo, la justicia.

Tres décadas más tarde, la Asociación Americana de Abogados reconstruyó durante dos días el proceso a los Rosenberg, y arribó a la certeza concluyente de que los dos eran inocentes de las acusaciones por las que fueron achicharrados en la silla eléctrica: literalmente en el caso de Ethel, pues debió recibir, incluso, el tormento postrero de requerir tres cargas para morir porque —explicaron los verdugos— el engendro letal no se ajustaba a su cuerpo pequeño de mujer.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s