CR. ¡Un psicópata! Max Porras González

el

Voy en un Uber y conduce un tipo con una actitud no muy agradable, pero en realidad no me perjudica ni me interesa.
Escucha en la radio a algún predicador de esos que gritan a todo galillo y parece que a más gritos del susodicho más eufórico se pone.
Le iba a pedir que cambiará de estación porque no me agrada oír manipuladores ni ver manipulados a mi lado pero recapacito y opto por pensar en otra cosa.

(De lo poco que oí fue decir al predicador diciendo:
Y sí Cristo te pregunta “¿Vivirías feliz si lo único que te quedará fuera yo? ¿Vivirías feliz si perdieras familia, posesiones materiales y trabajo y lo único que te quedará fuera yo?
¿Qué contestarías?
En mi interior yo contestaba: “No creo y menos el predicador”)

Lo impactante fue que llegando al lugar de destino hay un muchacho cuidando carros, muy delgado, mal vestido y con las huellas de una vida de drogas y abandono, y sin más ni más el chófer baja la velocidad, gira un poco el carro y con el espejo, con toda la intención golpea el codo del muchacho sin motivo alguno y sigue como si nada, no dijo ni me dijo palabra, avanzó y se detuvo a la vuelta para que yo bajara.

—Golpeaste intencionalmente a ese muchacho—le dije—que clase de hipocresía la tuya oyendo “la palabra de Dios” y hacer algo como eso.
Solo me volvió a ver.
Y yo con sangre en el ojo seguí :
Solo alguien enfermo o un psicópata podría hacer algo así ¿Qué tenés en tu corazón para agredir sin motivo?
Y cerré con un : ¡Hipócrita!

No contestó nada; recibió mi pago y siguió su camino.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s