CR. Y al volver la vista atrás… Oscar Madrigal

el

Y AL VOLVER LA VISTA ATRÁS SE VE LA SENDA…

En el transcurso de la vida ocurren hechos extraordinarios, maravillosos, muy buenos y otros buenos y regulares. Mi vida ha estado matizada de momentos extraordinarios, me junté primero y luego me casé con Gloria Valerín, mujer extraordinaria que cambió la historia de la lucha de las mujeres costarricenses y ha sido mi inspiración y guía por más de 45 años; maravillosos son mis 5 hijos, Celina, Raúl, Amanda, Natalia y Diana y los 7 nietos. A los 15 años sentí que el mundo era demasiado injusto y quería transformarlo y me incorporé a la Juventud Socialista y mi primera manifestación fue en repudio a la visita de Kennedy al país; estuve en la primera organización universitaria que formó y consolidó el movimiento estudiantil de la UCR, luchamos en las calles y en las aulas por la legalidad de la izquierda y la ampliación de las libertades y la democracia peleando con los grupos fascistas e incluso forcejé físicamente con Frank Marshall en las barras de la Asamblea Legislativa salvándonos de una vapuleada de sus hordas solo de milagro; me detuvieron en múltiples ocasiones y estuve preso siempre por razones políticas, incluso cuando Alcoa; dirigimos hasta un radio noticiero, luchamos por todo y en todo lado, en las huelgas bananeras y las tomas de tierras de los campesinos, nos devolvieron presos en un avión de Lacsa donde casi nos disparan por Kattia Benavides; nos bronqueamos varias veces en bares y cantinas siempre por motivos políticos, cerrabámos los bares hablando de política, caminamos por las barandas de puentes para mostrar el poder del equilibrio, tuve el placer de conocer el Rivadavia antes de que se incendiara, me he peleado con casi todos mis amigos y con todos mis enemigos, me peleé con Manuel, me reconcilié y me volví a pelear, tuve mejores relaciones con Eduardo Mora que con Beto Vargas, aunque voté por este para secretario general, con Arnoldo mientras más discutía más lo apreciaba; me propuesieron para ir a pelear a Nicaragua pero el Partido lo impidió, nunca quise ir a estudiar a ninguna escuela Política del exterior aunque luego me enviaron a una escuela militar para aprender a dirigir una guerra y salí odiando la vida de cuarteles y considerando a los militares como lo más estéril del mundo; participé en una conferencia de guerrilleros cuyo objetivo era formar una nueva Internacional de grupos armados; me han llamado vendepatria, divisionista, traidor pero nunca ladrón; amenazaron de muerte hasta a mi familia los que nunca habría imaginado, me tendieron una mano solidaria los que nunca imaginé y me cerraron puertas los que también nunca imagié; me gusta más Allende que el Che, me arrepiento de muchas cosas que hice pero sobre todo de las que no pude hacer, al final salí del Partido tan pobre como había ingresado y sin la profesíón que había abandonado por la Revolución; fui profesor improvisado, trabajé en la empresa privada y hasta de banquero fungí; pienso lo mismo que en la juventud solo que mejor y hay muchas cosas que no recuerdo en este momento o no las quiero o puedo contar. He sido y soy feliz a mis 70 y tantos. Es la senda…

..QUE NUNCA SE HA DE VOLVER A PISAR.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s