CR. “Tengo sed”. Carlos Bonilla Avendaño

TENGO SED

Mi garganta es un desierto de cuarenta mediodías.

Una herida de luciérnagas
el paladar huérfano de vinagres y hieles.

El Mar de Galilea,
una sombra calcinante,

No queda ni un segundo
de la hora de Caná.

Y los demonios
me niegan el consuelo

de la última tentación.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s