CR. ¡Qué desperdicio! Aureo López

el

Al leer sobre el candidato que habla con Dios, recordé un ejemplo que el ilustre periodista y escritor Adolfo Herrera García nos ponía sobre los detalles relevantes de los acontecimientos que se convierten en noticia.
Un reportero, a quien le asignaron la cobertura de una terrible inundación, -decia Adolfo- se comunicó por teléfono con su director desde el mismo lugar de los acontecimientos. En medio de aquel ambiente apocalíptico, el reportero le indicó a su jefe: “El cuadro que tengo a la vista es dantesco. El torrente incontenible y despiadado arrastra árboles arrancados de raíz, bestias bramando, casas completas y cadáveres de seres humanos. De las aguas surgen de repente gritos agónicos de auxilio sin respuesta. El paisaje que tengo ante mí es tan desgarrador, que hasta el mismo Dios se ha asomado desde el cielo a observar la furia de las aguas…”
El director lo interrumpió en seco y de inmediato le asignó otra tarea que debía cumplir con carácter de urgencia. “¡OLVÍDESE DE LA INUNDACIÓN! ¡ENTREVISTE A DIOS!”
Si yo hubiera sido el candidato, no habría desperdiciado esa oportunidad.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s