CR. Recurrencia. Claudio Enrique Monge Pereira

Es que a uno el Amor se le va haciendo un arrullo de panes tibios en el Corazón, un piar de gorriones buscando ramas seguras, un vientecito noble que entra hasta por los resquicios de la boca y te socollonea los huesos. Y eso es lindo, aunque nos vayamos quedando como una piedra semitapada por el agua en los yurros de montaña, y el musgo y los líquenes griten que estamos vivos y ansiosos de sol y de Caminos.

ClaMo
2016

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s