CR. Recope. Dorian Camilo Valladares

Con el tema de la negociación de la Convención Colectiva de RECOPE realmente se cumple aquello que decía Umberto Eco que las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas.
Leyendo los comentarios en las redes sociales, cientos de personas piensan que el dinero con el que se le paga a los trabajadores y trabajadoras de esa entidad viene de presupuesto nacional, se leen verdaderas barbaridades llenas de mitos, etiquetas y falsedades que son, además, atizados por una prensa irresponsable, manipuladora que está totalmente matriculada con esta campaña enfermiza contra los derechos laborales de la clase trabajadora.

PRIMERO, ni un colón de Presupuesto Nacional sale para pagar la Convención Colectiva de los trabajadores y trabajadoras de RECOPE.

SEGUNDO, Las convenciones Colectivas NO son un robo, existen en todo el planeta y así lo establece la Organización Internacional de Trabajo (OIT) textualmente: “La negociación colectiva es un derecho fundamental, firmemente sustentado en la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo y reafirmado en la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo que la Organización adoptó en 1998. La negociación colectiva es un mecanismo fundamental del diálogo social, a través del cual los empleadores y sus organizaciones y los sindicatos pueden convenir salarios justos y condiciones de trabajo adecuadas; además, constituye la base del mantenimiento de buenas relaciones laborales.” En el caso costarricense están establecidas por nuestra Carta Magna en el Artículo 62 y en nuestro Código de Trabajo.

TERCERO, curiosamente la molestia de la mayoría de las personas se enfoca solamente contra la Convención Colectiva, lo vinculan con el precio de la gasolina y su enfoque es solamente los derechos de los trabajadores, para aclarar algo sencillo de cómo se distribuyen los precios de los combustibles porque creo que la ignorancia es atrevida:

Los precios de combustible dependen del precio internacional que representa un 44%, aunado un 40% del impuesto gubernamental, por otro lado el flete y margen de Estaciones de Servicio que es de un 9%, ahí llevamos un 93% y por último, un 7% del margen de operación de RECOPE, la Convención Colectiva llega a un poco más del 1% del gasto de ese 7%, o sea nada.

La pregunta es: por qué la prensa, políticos y muchas personas no hicieron tanto alboroto cuando el transporte privado de combustibles aumentó un porcentaje bastante alto que se cargó directamente al bolsillo del usuario y con el cual se hubiesen pagado muchas Convenciones Colectivas, no hubo molestias, por qué no protestaron por ese porcentaje tan alto del flete y el margen de las Estaciones de Servicio o contra esa barbaridad de impuesto del 40%, es sencillo porque la idea es seguir golpeando a los más débiles que son los asalariados, hay una abierta lucha de clases y un odio hacia los trabajadores que se promueve desde las élites empresariales, prensa y partidos políticos tradicionales.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s