EE.UU. Ella Fitzgerald y Marilyn Monroe.

En 1950 a Ella Fitzgerald no le permitían tocar por su color de piel en un popular club de Hollywood “Mocambo”. Marylin era gran fan de ella, llamó al dueño del club y le dijo que si le permitía a Ella tocar ella estaría ahí todas las noches, lo cual lo beneficiaría con la cantidad de prensa que atraería. El accedió y Monroe estuvo ahí todas las noches, en primera fila, lo que garantizaba una gran cobertura de prensa.
Ella Fitzgerald dijo “Después de eso, nunca más tuve que volver a tocar en ningún pequeño club. Marylin era una mujer fuera de lo común, adelantada a su época y ella ni siquiera se daba cuenta”
“Las mujeres reales apoyan a otras mujeres para triunfar, las inseguras les ponen piedras en el camino”.

*La caza sutil

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s