CR. En procura del atardecer. Sergio Erick Ardón Ramírez

Tenemos al oeste, donde el sol se pone, una gran extensión de llanura, que invita a ver más allá .
Tan allá, como que después del azul de las montañas de Atenas a la derecha y de Turrubares a la izquierda , justo en la depresión por la que corren las aguas del Grande de Tárcoles, que reúne a las del Virilla y las del Grande de San Ramón, se ve como un espejo luminoso el mar.

Para recuperar este regalo natural, comprometido por las arboledas, y poder disfrutar de los atardeceres de ópalo y rosa, hemos construido un mirador.
Hoy lo concluimos y quitando algunas ramas estorbosas, cuchillo en mano, me sorprendió Andrea.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s