En enero 2015, hace 6 años, visité con mi hijo Juan Diego una de las maravillas del mundo: la Laguna Colorada de Bolivia. El desierto nos asombra con su vida llena de colores. Encontramos una espiral hecha con piedras del lugar. Nos recordó uno de los símbolos del tiempo-espacio, de la vida, de los pueblos originarios de Costa Rica y de todo el mundo, plasmados en petroglifos como los de Longo Mai (Buenos Aires, CR).

Seguimos…

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s