CR. Sindicatos pierden afiliación. José René Tamariz Corea

La crisis del sindicalismo costarricense es grave y profunda. Los sindicatos del magisterio nacional (APSE, ANDE y SEC) han perdido más del 10% de su afiliación y seguirán perdiendo más asociados. Esa fuga de miles de trabajadores tiene como causa que las burocracias sindicales no luchan contra los grandes y graves ataques a las condiciones salariales, de empleo y de vida de sus asociados.

Por otro lado, las organizaciones sindicales de instituciones autónomas han perdido más del 21% de su afiliación.

De los otroras poderosos sindicatos del ICE y Japdeva se han ido el 29% y 65%, respectivamente, de sus miembros. En el caso del primero porque fue derrotado con el referéndum del TLC con Estados Unidos y con la apertura de las telecomunicaciones perdieron el monopolio de ellas y, así de esa forma, los trabajadores han dejado de luchar y ya no le ven importancia a su organización sindical. En el otro caso de Japdeva la entrega del gobierno de la terminal de MOIN a la transnacional holandesa ha conducido al despido de cientos de trabajadores quedando reducida su planilla a 569 y con posibilidad de quedar solo en 300 trabajadores. Esto fue otra gran derrota de ese otrora combativo sindicato.

Los otros sindicatos que han perdido afiliación son los de Refinadora Costarricense de Petróleo (24%), la Caja Costarricensede de Seguro Social (19) y del Banco Nacional (15%). En esos casos, la causa es variada: sindicatos que no luchan, asociados que pierden sus conquistas sociales, económicas y laborales de sus convenciones colectivas por los ataques de los neoliberales y resoluciones antiobreras de la sala cuarta y burócratas sindicales incrustados en las directivas sindicales que no impulsan la movilización para enfrentar esos ataques neoliberales.

El gobierno de Carlos Alvarado y la jauría neoliberal han logrado diezmar las fuerzas de las organizaciones sindicales mediante diversos mecanismos y formas: la derrota de la lucha contra el combo fiscal, la ley que prohíbe el derecho a las huelgas, el congelamiento salarial por años, la eliminación de las anualidades por dos años, la eventual aprobación de la ley de empleo y, por ende, de la imposición salario único, la eventual prohibición de las convenciones colectivas en el sector público.

De último, las burocracias sindicales del magisterio nacional son la responsables de semejante desafiliacion porque no convocan a sus bases a luchar contra esos salvajes ataques de las pandillas neoliberales.

Los neoliberales han logrado ir destruyendo poco a poco las organizaciones sindicales e instrumentos de lucha, así como esas conquistas estructurales del movimiento obrero.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s