CR. El cohombro. Daniel Ruiz

Lo recuerdo en aquellos portales de mi querida madre y que embellecieron mis fantasías de niño: ¿Quién le va a creer a uno que existe una fruta que al madurar huele a gloria? Aunque ustedes no lo crean, hasta mediados del siglo pasado era común que en un rincón de los portales costarricenses se pusiera escondido entre la lana y el aserrín de colorínes, y que con suficiente antelación se había puesto a madurar: era el Cohombro, una planta cucurbitácea comestible (a mí, eso me clarifica que se trata de un fruto de la familia del ayote, del calabacín y del pepino). Esta fruta, en su proceso maduración, libera un aroma dulce y perfumado que inundaba el portal y la casa…
El olor del cohombro fue en otro tiempo, un olor a Navidad…ese primer aromatizante ambiental fue orgullosamente, invento de nuestros queridos abuelos.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s